Almohada ¿cuántas cosas tengo que elegir?

almohada

Almohada ¿cuántas cosas tengo que elegir?

 

¿Qué almohada me compro? ¡Ya he probado muchas y con ninguna descanso bien!

Qué almohada debo comprar… esta es una de las conversaciones que más se mantienen en una consulta de fisioterapia cuando el paciente acude por cervicalgia o dolor de cuello y zona alta de la espalda. Muchos nos refieren que al despertar sienten aún más dolor que cuando se acostaron.

¿Existe un tipo perfecto?

No, no existe un tipo perfecto que recomendaros a todos.

No es mejor si es:

  • Viscoelástica.
  • De plumas.
  • Sintética.
  • Mixta.

Como bien dice el refrán, cada persona es un mundo.

Datos a tener en cuenta para elegirla.

La única sugerencia que te podemos dar antes de comprar una almohada es que tengas en cuenta que, dependiendo de la postura en la que suelas dormir, su altura te permita respetar la alineación corporal.

Si compras una almohada alta y duermes boca arriba.
  • La cabeza no puede estar subida ni el cuello en flexión, debe estar en línea con el resto de la columna.
  • Si duermes de lado, lo mismo: la cabeza no puede quedar elevada, de lo contrario provocarás un acortamiento del lado superior del cuello y un sobreestiramiento del lado que se apoya sobre la almohada.

 

Si compras una almohada baja y duermes boca arriba.
  • Puedes provocar una hiperextensión cervical, de forma que la cabeza cae demasiado hacia atrás y la mandíbula protuye hacia delante.

 

Si duermes de lado, con una almohada demasiado baja.
  • Puedes acortar el lado del cuello que apoyas sobre ella.

Conclusión.

  • Prueba la almohada antes de comprarla.
  • Prueba su altura y observa que aunque la altura te venga bien pueda aguantar bien la postura alineada del cuello.
  • Prueba su dureza y observa que no se hunda ni sea demasiado rígida para el correcto apoyo de la cabeza.

Consejo.

Si duermes boca abajo y tienes problemas de espalda o de cuello:

  • Colócate del lado que quieras y abraza una almohada que pondrás junto a tu pecho.

Con esa sensación sobre tu cuerpo, quizás suplas la necesidad de tumbarte boca abajo.  ¡Ya es hora de que cambies de postura! 

Desde VERAFISIO te garantizamos que con una buena postura a la hora de dormir ayudarás a no aumentar las rigideces de la columna, y te levantarás de verdad descansado.